Felices fiestas pero…con felices sueños?

24 Diciembre, 2014
Felices fiestas..con felices sueños?

-Fiestas de Navidad y Fin de Año: la peor época para el sueño.
-Los trastornos respiratorios y el insomnio suelen empeorar durante los meses de frío.
-Un sueño suficiente y reparador puede evitar el típico resfriado invernal.

La Navidad, tan dulce y mágica en general, no lo es tanto en lo que al sueño se refiere, ya que durante estas fechas se dan algunas circunstancias que hacen difícil tener una feliz noche navideña.
En primer lugar, hay que recordar que, normalmente, estos días coinciden con la entrada del invierno y, por tanto, suele haber un cambio térmico poco favorable para dormir bien.
Además, las comidas copiosas y el alcohol, son otros 2 factores clave, muy propios de estas fechas, que van a alterar mucho nuestro sueño. Según Jesús Escribá, médico neurofisiólogo y experto en Medicina del Sueño “cuando comemos y bebemos alcohol abundantemente, creemos que vamos a dormir mejor, pero esto es sólo una creencia popular, porque se ha demostrado científicamente que ambos podrían ser buenos inductores de sueño y ayudarnos a iniciarlo pero, sin embargo, no contribuyen a tener un sueño reparador y un descanso óptimo ya que alteran significativamente los patrones de fases de sueño y habitualmente nos despertaremos con “resaca” y/o borrachera de sueño, necesitando más tiempo de sueño para descansar igual o peor que en condiciones normales”

Y a todo esto hay que añadir la enorme interferencia que las emociones propias del reencuentro familiar, el estrés de los preparativos y compras de Navidad y Reyes, así como el gran desajuste horario que se produce, de forma continuada, en apenas 15 días. Es por ello que el Director del Instituto de Medicina del Sueño recomienda “adaptarse progresivamente a los retrasos y avances en las horas de inicio y final de sueño, evitando cambios drásticos de horario, consultar con especialistas médicos y/o psicológicos ante cualquier signo o síntoma de insomnio, ansiedad o depresión, frecuentes en esta época, para solucionar el problema con rapidez y eficacia. Sólo así conseguiremos no arruinar estas fiestas tan especiales y el Año Nuevo”

EL INVIERNO: MALA ÉPOCA PARA EL SUEÑO

Los meses de invierno nos ofrecen las peores condiciones atmosféricas, la naturaleza, siempre tan sabia, modifica nuestra fisiología para intentar dormir más (tal y como hacen los animales que, por estas fechas, hibernan) para lograr así un óptimo estado de salud en estos días de frío, lluvia, nieve y viento.
Según, Jesús Escribá: ”Dormir bien es, en estas fechas, más importante que nunca, para evitar resfriados y depresiones que nos hagan pasar un crudo invierno”.
Fenómenos como la menor cantidad de horas de luz solar o la disminución, en ocasiones, drástica de las temperaturas nocturnas son, en realidad, dos mecanismos para, a través de estos dos inductores clásicos y naturales de sueño (oscuridad e hipotermia), facilitar que podamos dormir más, pero no siempre es así.
Como afirma el Dr. Escribá, director del Instituto de Medicina del Sueño, “durante esta época del año aumentan los casos de depresión y de apnea del sueño, entre otros trastornos del sueño” Estudios recientes manifiestan que la falta de luz solar predispone a sufrir, en personas que tradicionalmente duermen mal o presentan trastornos del ánimo, el denominado Trastorno Afectivo Estacional. De hecho, para su tratamiento, como asegura el Dr. Escribá: “es muy efectiva la luminoterapia, siempre bajo prescripción médica; pero, en estos casos, hay que valorar los signos de depresión porque pueden ser el primer signo de alerta de una patología de sueño y, solucionándola, nuestro ánimo mejorará clara y definitivamente”. El especialista en Neurofisiología Clínica nos recomienda además “exponerse a la mayor cantidad de luz solar por la mañana y reducir las luces artificiales a medida que se acerca la noche”, siendo ésta una medida sencilla y básica que Jesús Escribá y su equipo de colaboradores, expertos en el diagnóstico y en el tratamiento de los trastornos de sueño, nos ofrecen a través de DORMIRBIEN.INFO.

Además, son también más frecuentes en invierno las condiciones adversas climatológicas. ¿Cuántas veces la lluvia o el viento fuertes nos han hecho pasar una mala noche? Acondicionar puertas, ventanas, prescindir de persianas poco estables y usar tapones son otras medidas recomendadas para que, a pesar del mal clima, podamos tener felices sueños
En cuanto a la temperatura del dormitorio, a veces la calefacción abusiva para “pasar calentitos la fría noche”, tampoco favorece nuestro sueño. En ese sentido, Escribá nos recomienda que “para dormir es mejor hacerlo con varias capas de ropa, mantas o edredones (que podríamos ir quitando o añadiendo según nuestras sensaciones), que una calefacción porque además de aumentar excesivamente la temperatura y, anular, con ello, uno de los inductores clave para el sueño como es la disminución de la temperatura nocturna, también puede resecar considerablemente el ambiente; por consiguiente, nuestras mucosas, provocando que respiremos mayormente por boca y ronquemos más”.
En esa línea, el especialista comenta que “estudios recientes han demostrado que los casos de roncopatía y síndrome de apnea-hipopnea del sueño se agravan durante los meses de frío, ya que, en esta época, el trastorno respiratorio aumenta en frecuencia y en severidad, debido a varios factores, como la mayor probabilidad de resfriarnos”.
De hecho, aludiendo a la reciente y amplia epidemia de gripe, resalta Escribá que “el sueño es importante para mantener bien el sistema inmunitario, por lo que dormir adecuadamente es el mejor tratamiento preventivo para evitar infecciones”. Numerosas investigaciones han evidenciado que los niveles de inmunoglobulinas (parte de las denominadas “defensas” de nuestro cuerpo) son significativamente mayores en aquellos que duermen más de 6 horas y presentan adecuadas proporciones de sueño profundo o reparador, por lo que un óptimo descanso puede ser la manera más sencilla y eficaz de librarnos, al menos, del molesto catarro.
Por tanto, son varias y muy importantes las razones por las que dormir bien en esta época es más importante que nunca. Los trastornos del sueño representan, actualmente, la patología médica más prevalente en la sociedad actual y, ante cualquier signo de poderlos padecer resulta fundamental acudir a un especialista tan pronto como sea posible porque, según concluye Escribá: “Hoy en día, disponemos de medios diagnósticos excelentes y tratamientos muy eficaces para poder solucionar cualquier trastorno de sueño. No hay que olvidar que dormir es lo que más hacemos en nuestra vida y que el cuerpo humano soporta peor la falta de sueño que el hambre o la sed, por lo que claramente está justificada científicamente la gran importancia que tiene el dormir bien”

LOS RIESGOS DEL “ATRACÓN” NAVIDEÑO

La celebración de las navidades se asocia a comer copiosamente y como es sabido el consumo de alimentos en grandes cantidades provoca, además de la temida ganancia de peso, un sobreesfuerzo del aparato digestivo, que puede suponer secuelas, como es el caso de ardor, acidez, pesadez, flatulencia, hinchazón abdominal y digestiones lentas y en algunos casos indigestión, que puede provocar diarreas, náuseas y vómitos. De hecho, en estas fechas, es frecuente ver los centros médicos saturados como consecuencia de una ingesta excesiva.
Por eso mismo, en estas fechas tan señaladas, donde la comida es la protagonista de las reuniones, resulta muy útil, más que nunca, tener presente algunos consejos nutricionales que puedan ayudarnos a abordar las Navidades de manera saludable. Escribá apunta que “las comidas abundantes y calóricas que típicamente ayudan a llevar mejor el frío, no son aconsejables en la cena, y menos aún durante las 3 o 4 horas antes de acostarnos, ya que, de lo contrario una digestión pesada interferirá en el sueño”.
Para evitar esta situación, desde el portal WWW.DORMIRBIEN.INFO y a través de su departamento de Enfermería y Nutrición, les recomendamos tomar precauciones proponiendo 10 sencillos consejos:

10 consejos para comer bien en Navidad

 

Si no hay contraindicación médica, se puede comer de todo con moderación, pero hay muchas personas que padecen patologías diversas en las cuales la dieta debe ser seguida de forma estricta, como es el caso de diabéticos, hipertensos, personas con insuficiencia cardíaca, pulmonar y renal, celíacos, dislipemias (alteración en los niveles normales de lípidos plasmáticos como la hipercolesterolemia…). En estos casos, se recomienda que consulten al médico los posibles cambios a realizar en sus dietas, si no, se podrían producir descompensaciones y complicaciones graves de sus enfermedades.

 

Asimismo, se recomienda prestar atención en niños y ancianos. En el caso de los niños, se debe controlar la ingesta de azúcar, hay que darles los dulces racionados que pueden provocarles indigestiones. Y en el caso de los ancianos es muy importante no descuidar la hidratación, aumentar el consumo de sopas y caldos no calóricos.

Y recuerden, siempre que la alimentación saludable es vital para nuestro cuerpo, como el hecho de dormir bien.

EL DESAJUSTE HORARIO Y EL CONTROL EMOCIONAL

Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, Noche de Reyes…muchos días de fiesta, de emociones y de cambio horario en apenas 15 días. ¿Y creen ustedes que nuestro cuerpo está preparado? Pues no. Para estos días en los que vamos a acostarnos pronto y quizá levantarnos tarde…o hacer grandes siestas tras las comidas navideñas, la mejor solución es , según Escribá, optar por “la adaptación progresiva anticipada a los nuevos horarios va a ser la mejor garantía de poder disfrutar 100% de las fiestas y que tal disfrute no repercuta negativamente cuando volvamos a trabajar o estudiar. Es muy importante evitar que la variabilidad de horario de un día para otro no sea mayor de 1 hora, tanto en la hora de acostarse como de levantarse, porque el cuerpo notará significativamente ese tipo de cambios, sobre todo si se repiten varias veces durante estos próximos 15 días”.

El riesgo de depresión aumenta en Navidad

Además, este año, los días festivos no caen en fin de semana, por lo que cobra mayor importancia esta recomendación. Por otra parte, es muy importante también que seamos capaces de controlar nuestros sentimientos en estos días, ya que, según el director del portal WWW.DORMIRBIEN.INFO, “estas fiestas llevan implícitas mucha carga emocional y, si tenemos algún problema familiar o antecedentes de ansiedad o depresión recientes, hay un gran riesgo de recaída por lo que, ante el más mínimo signo de desánimo o nerviosismo incontrolable, hay que consultar con especialistas, sobre todo si, además, interfiere en el sueño y el día a día, porque los días de reuniones familiares, fiesta y desajuste de la rutina vienen muy seguidos y la sintomatología puede agudizarse”.

Por todo ello, el Instituto de Medicina del Sueño no cerrará su servicio de consultas a distancia, ya sea por teléfono (a través del 807464165) o por videoconferencia o e-mail (que pueden solicitar escribiendo a consultasadistancia@dormirbien.info), con el fin de hacer todo lo posible para ayudar a que todos tengamos las Felices Fiestas y felices sueños que nos merecemos.

¡FELIZ NAVIDAD, FELICES SUEÑOS Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!

Posted in Sin categoría by Jesus Escriba